Archivo para 4 septiembre 2011

04
Sep
11

Otacús y Otakus. Una explicación corta de qué es cada cosa

Ya he hablado anteriormente de lo que opino de la cultura friki en latinoamerica. Demasiado, tal vez, but that be how I roll.  Así que esto no se ira demasiado a fondo, simplemente tocara la superficie del tema. Que en realidad es un tema pendejísimo, pero bien profundo.

Ahora bien, siempre he tenido problemas en utilizar la palabra otaku. Incluso dejando a un lado que su orígen es un insulto, eso verdaderamente no importa ya. Primero, por esa nueva resurgencia de animes sobre otakus que aunque siguen con esa sombra negativa socialmente, pintan todo de un color más bonito. Segundo, porque he aceptado que la gente de otros lugares que no sean Japón agarraron el término y lo utilizan como quieren. Que no esta mal, normalmente si agarras un término de otro idioma te apegas al significado, pero hey, no sería el primer caso en que sucede esto.

El pedo es que muchos de los que se hacen llamar otakus en Latinoamerica, son increiblemente molestos. Diria que son inmaduros, pero vamos, vemos caricaturas japonesas, eso sería tonto. Creen tener una especie de  justificación mágica por ser “otakus”. No es que hagan cosas malas ellos, ES QUE LA SOCIEDAD NO LOS ENTIENDE. Se regodean de ser superiores y alternativos (Alternativos al ser fans de una cosa increiblemente capitalista que es el anime). ¿Cuantas veces han escuchado a un otaku defenderse diciendo “LOS DEL REGGEATON SON PEOR” o “MUCHO MEJOR SER OTAKU QUE FRESA” o pendejadas por el estilo? Y siguen siendo la misma gente llena de fallas, pero NO SON ELLOS ES QUE NO LOS ENTIENDEN.

Ahora, no digo que sean peor, o mejor, o lo que sean. Simplemente que utilizan el estandarte otacú como una especia de justificación para hacer lo que quieran, y al mismo tiempo como escudo de lo que realizan. Si te va a gustar algo, o vas a hacer algo, preparate a defenderte tu por tus medios. Si dices cosas como “es que no nos entiendes”, estas argumentando nulidades.

Hay cierta confusión con respecto a conocimiento. No todo tipo nuevo al anime es otacú, pero muchos otacús sí son gente que solo se queda un su area de comodidad. Dicen que son “otakus”, pero solo se quedan en lo que es fácil de fanatizar. Pero los gustos no hacen al otacú, aunque parezca que esta correlación es general. He conocido Narutards muy educados y propios, y he conocido gente que ha visto todo de Shaft, Shinbo, Ghibli y Satoshi Kon que son increiblemente molestos.

Igual con la ortografía y gramática. Un otacú puede ser impecable en estas áreas, al igual que puede ezcribir azí XD. Parece esencial en la definición, pero es  causalidad falsa.

Y así como permití que agarraran “otaku” y lo transformaran en una especia de etiqueta justificadora, espero me permitan hacer lo propio con otacú. Si se inventan descripciones para etiquetas, permitanme inventarme términos. Otaku no es otacú. Otaku es una cosa. Otacú es como describo a la gente que este mini-ensayo toca.

Otacús son la gente que piensa ES QUE SOMOS OTAKUS Y TENEMOS QUE ESTAR JUNTOS. Otacús son la gente que hace ridiculeces y se enoja cuando se lo dicen. Otacús son la gente que saltan a atacar o insultar a los medios cada que sale una representación de ellos, porque SIEMPRE SON ATAQUES Y AMARILLISMO.

Otacús son los que se enojan de que utilicen el término otacú.

No digo que no hagan lo que hagan, gente. Quien soy yo para decir como disfruten y vivan sus vidas. Simplemente no se aferren a esa justificación y descripción de “otaku” para definirse.

Posdatta: Nunca he conocido a alguien con el que este cómodo en decirle “otaku” seriamente, ni como insulto  ni como ese modo raro de halago que utiliza la gente. Pero no es cosa de donde naciste. También, no toda la gente que se dice “otaku” pienso que es otacú.

Posdatta 2: Es MUY común que los otacús piensen que son activistas sociales cuando “defienden la causa otaku”. Hablan de ellos mismos como si fueran una raza discriminada, un grupo social reprimido por el poder malvado de la sociedad. Mentiras. Los otacús son oprimidos por su mismo ser.